LAS 10 PIEZAS ESENCIALES EN EL JOYERO

LAS 10 PIEZAS ESENCIALES EN EL JOYERO

Las joyas son el complemento perfecto para realzar con éxito nuestro estilismo. Aportan luminosidad, alegría, sofisticación y, dependiendo de cómo se combinen, pueden cambiar totalmente el estilo de un mismo conjunto, permitiéndonos utilizarlo varias veces con un cambio total de imagen.

Así pues, en el joyero de toda mujer deben existir una serie de piezas de joyería básicas que nos permitan salir airosas de cualquier situación: una fiesta o ceremonia para la que no tenemos tiempo de salir a comprar la joya que complemente nuestro look o para lo que pueda surgir en el día a día como una reunión de trabajo, una cena inesperada o un cumpleaños con cuya invitación no contábamos. Para todas estas ocasiones os sugiero echar mano de vuestro estuche de joyas en el que debe haber alguno de estos básicos que aquí os sugiero:

-Unos pendientes de perlas: Debemos elegir el tono de perla que mejor vaya con el color de nuestra piel: blancas o rosadas para las pieles claras y perlas más doradas para la tez más oscura. Las perlas de Tahití, en tonos grises, son otra apuesta segura. Tanto largos como cortos, los pendientes de perlas son el complemento perfecto para aportar alegría y luminosidad a nuestro rostro, así como un toque de elegancia clásica.

-Un solitario de diamante: según su forma y tamaño, ayudará a alargar y estilizar nuestras manos, esa parte de nuestro cuerpo que se expresa sin palabras y cuya percepción debemos cuidar con mimo.

-Unas criollas de oro, bien lisas o con diamantes. Para lucirlas con acierto, su forma y tamaño deben ir en consonancia con la forma de nuestro rostro y con el corte de pelo.

-Unas dormilonas de diamantes: siempre socorridas para cualquier ocasión y con las que estar perfectas en cada momento del día. Pueden ser solo de diamantes o con alguna piedra de color que complemente con nuestra ropa. Nos darán un toque fresco y elegante y son comodísimas.

-Una sortija cóctel: Con ella no necesitarás más complemento, por sí solas llenan y realzan todo el conjunto, centrando la atención en tus manos. Aunque se caracterizan por su tamaño extra grande, es importante que no sobrepasen el nudillo para que sean cómodas.

-Un buen collar de perlas. Ya sea corto, tipo chóker, o largo de una o más vueltas; con perlas esféricas o barrocas, todas del mismo tamaño o en tamaños diferentes...la versatilidad de este clásico lo hace un imprescindible en nuestro joyero.

-Un brazalete importante. Al igual que la sortija cóctel, un buen brazalete es una pieza que por sí sola completa con acierto nuestro mejor look.

-Un bonito colgante de oro. Ideal incluso para las más minimalistas o aquellas de vosotras que no estais acostumbradas a llevar joyas, un pequeño colgante de oro con o sin color dará un toque de distinción a vuestro conjunto.

-Una joya vintage. Su estilo te permitirá viajar en el tiempo a épocas pasadas y aportan un toque de romanticismo y exclusividad.

-Una joya de diseño. Siempre hay que contar con una pieza vanguardista, que rompa con el clasicismo llamando la atención por su diseño único y diferente.

Consejería de Empleo, Industria y Turismo